Estilo de vida

¿Me muevo o me quedo dónde estoy?

Leyendo un post de Robert Sánchez en su blog http://escuchatucuerpo.xocs.es/, he reafirmado mi concepto de que MOVERSE no sólo implica el acto puramente físico de mover los músculos sino que también implica no quedarse en el sitio dónde estamos sea éste un sofá, un trabajo que no nos gusta o una relación que no funciona. Afortunadamente, no es mi caso pero, cada día veo más personas a mi alrededor; compañeros de trabajo, vecinos, amigos. familia… que dejan escapar las horas de sus manos consumiendo televisión, mirando la lluvia caer lamentándose de que llueva sin querer salir de casa (porque poder, claro que pueden) y sin apreciar el más mínimo detalle de lo que está ocurriendo aquí y ahora. Moverse implica salir de nuestro área de confort, de la zona donde nos sentimos cómodos porque sabemos qué hay que hacer, las personas que están en ella… y tenemos nuestro rol definido que no nos da los tipos de problemas que pueden surgir al enfrentarnos a algo nuevo cada día.

¿Quiero decir con esto que hay que ir al gimnasio hasta no poder más? Para nada. Puedes moverte subiendo escaleras en lugar de ascensor, dando un paseo a diario, comprando en tu barrio en lugar de conducir hasta el centro comercial, visitando a tus vecinos,amigos, familiares y charlar de la última película que habéis visto, hacer paradas en el trabajo no permaneciendo en la silla de la oficina horas y horas, levantarse del sofá para prepararte un rico té caliente, visitando esa exposición que tanto te llama la atención, apuntándote a esas clases de baile aunque te dé vergüenza… eso es moverse. El mundo está ahí fuera esperando y oportunidades muchas por descubrir. Esa es mi propuesta, Muévete por algo nuevo siempre que tengas oportunidad. No rechazes salir a cenar porque no conozcas a la mayoría de los invitados, o darte un paseo porque hace frío, o apuntarte a una clase porque no se te da bien tal actividad. Enfréntate a tus miedos y sobre todo a tus perezas. Moverse es beneficioso y nada mejor y más sencillo que tomarse un café charlando con un buen amigo. Seguramente, al terminar la reunión, el café, la clase… os diréis que ha merecido la pena. Cada día tiene algo interesante que ofrecer y si no viene sólo, habrá que buscarlo. Ir en el tren metido en nuestra música o en nuestro libro puede ser tan beneficioso como ser capaces de mirar a los ojos al que está enfrente. Hay momento y tiempo para todo, pero hay que saber aprovecharlo. Cada uno tiene la vida que quiere o le ha tocado vivir pero disfrutarla, aceptarla o estar protestando todo el día por ello, depende exclusivamente de nosotros. La buena o mala suerte, no existen, a pesar de las supersticiones existentes. La fortuna llega cuando salimos a buscarla. Las oportunidades acechan a cada instante, pero hay que saber estar receptivos para ello. Mahoma va a la montaña o la montaña va a Mahoma, pero Mahoma tiene que estar dispuesto para ambos sucesos. Si no, es complicado. De cada situación, por mala que sea siempre hay algo de lo que aprender, y eso es precisamente lo que hay que hacer cuando hablamos de movernos. Moverse también significa cambiar ideas preexistentes, no estar cerrado a lo que siempre hemos pensado, hecho o sentido. ¿Por qué comer siempre lo que hemos comido hasta ahora? ¿Por qué trabajar siempre en lo que hemos trabajado durante 20 años? ¿Por qué vestirnos como hasta ahora? Haz y sé lo que quieras hacer y ser. Si a partir de ahora decides que quieres ser vegetariano o que vas a empezar a comer carne,o que el estilo hippie te ha cansado y vas a cambiar tu vestuario (con conciencia, claro, no hay que abrazar el consumismo tampoco 😉 otros posts vendrán sobre esto…) hazlo, fuera de todo convencionalismo y sobre todo no dejes que te aplaste “el qué dirán” porque decir, decir, los demás, dicen poco. Piensan, critican… pero a la hora de la verdad, el cambio es para tí y sólo tú con tus razones sabrás disfrutarlo si lo pones en práctica. No hay límites para moverse. ¿Quieres organizar algo pero te frena no saber cómo? ¿ Se reirán los demás de mí por no saber expresarme en tal idioma? ¿ Y si me ven con estas pintas? Y qué más da! Utiliza los recursos que necesites, ayúdate de los demás, siempre habrá alguien que te pueda ayudar en aquello que no sepas, que te recuerde que él/ella también tiene sus miedos y perezas y al que tú le recordarás que andes tú caliente, ríase la gente. ¿Te atreves a empezar a moverte? Yo ya lo hago y lo recomiendo. Tu vida puede empezar a cambiar…

Estándar
Estilo de vida

Recuperación visual y mental ¿Gafas sí o sí? ¿A estas alturas no hay nada alternativo?

Le duele la cabeza, fuerza la vista, no lee bien, frunce el ceño o entrecierra los ojos para ver mejor…

Puede que necesite gafas. ¿O no?

Chequeo en el oftalmólogo y efectivamente, le tienen que poner gafas. Y claro, mil modelos a elegir, monturas…

¿Hay otras alternativas? Pues sí, las hay y cada vez se están dando más a conocer.

Si os hablo del yoga ocular o del método Bates o de los ejercicios de recuperación visual, habrá algunos de vosotros que sepáis de lo que hablo pero quizás, la mayoría no sepáis en qué consisten estos métodos.

Dejando a un lado quienes los desarrollaron y mencionándolos brevemente, como a su descubridor, el Doctor oftalmólogo William H. Bates que después de trabajar con miles de pacientes en la oftalmología clásica, se dio cuenta de que los ojos ven lo que sus “dueños” quieren ver y cómo lo quieren ver. Algunos de sus discípulos están en Reino Unido o EEUU y así mismo, en España, Manuel Palomar, ha trabajado desde hace más de 30 años en recuperación visual tanto en Valencia donde tiene el centro como en India.

Esta metodología holística, defiende que la visión borrosa o alterada es el producto de la fatiga y mala acomodación y uso de nuestros ojos. Nuestros ojos están cansados porque muchos los utilizamos para mirar demasiado al interior de nosotros mismos o demasiado al exterior sin preocuparnos del interior. La visión es reflejo de nuestras emociones y maneras de ver la vida.

Además, de manera más científica, el ojo es un músculo flexible y por tanto, se puede reeducar. Igualmente, forzamos a diario nuestros ojos a pantallas de televisión, ordenador, luces de centro comercial, oficinas… y a mirar continuamente de cerca.

La visión de cerca fuerza el globo ocular así como mirar a lo lejos, relaja la vista.

No tenemos la costumbre de tener conciencia de que tenemos ojos porque no suelen doler. Sin embargo, esa alteración se refleja en dolores de cabeza, visión borrosa, lagrimeo o simplemente picor o escozor de los mismos.

Algunos consejos para relajar el ojo y por tanto, evitar dolores de cabeza y malestar son:

– Tener conciencia de que parpadeamos ( Cuando estamos delante de una pantalla muy centrados leyendo un texto, a veces olvidamos que hay que parpadear. Por ello, es conveniente que cada 2-4 segundos, dependiendo de cada persona y cómo se encuentre más cómoda, parpadeemos de manera natural) El parpadeo puede ser lento, normal o rápido. En el parpadeo rápido,

– Cuando estemos cansados, cerramos los ojos y nos tapamos con las dos manos en forma de cuenco sin hacer presión sobre ellos.

– Podemos colocar distintos objetos por el suelo para que el niño enfoque al más cercano. Cierre ojos y al abrir, enfoque al objeto del medio. Cierre ojos y al abrir, enfoque al más lejano.

Los ejercicios de recuperación visual sirven para niños y adultos con miopía, hipermetropía, estrabismo y/o presbicia (vista cansada).

Por último, os recomiendo también las gafas estenopeicas, que consisten en dos lentes de plástico llenas de agujeros pequeños sin graduación alguna. Al mirar a través de ellas, nuestros ojos focalizan y se ve bien. No están recomendadas para conducir ni para hacer ejercicio, porque limitan la visión lateral pero son muy recomendables para los niños para mirar la pizarra si no ven bien e igualmente, para los adultos al ir por la calle, como gafas de sol…

Os recomiendo la labor de los profesionales Eduardo y MariMar García que realizan la terapia/cursos en su domicilio de Majadahonda. Para más información y/o contactar con ellos, podéis hacerlo en http://www.yogaocularmadrid.es

 

Estándar